Saltear al contenido principal
Buscar
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filter by Custom Post Type
">

Proyecto Train Your Soul

Proyecto Train Your Soul
Todo el ciclo de Elementary School junto a sus Morot de Judaic Studies  han estado trabajando en un proyecto llamado  “Train your mind + Train your body = Train your soul” (Entrena tu Mente + Entrena tu Cuerpo = Entrena tu Alma). 
   
Dicen nuestros Sabios: “Cada generación en la que no se logra reconstruir el Templo, está considerada como si en ella se hubiera destruido”. ¡Está en nosotros merecer su construcción!

En este sentido, para prepararse para Tisha BeAv y poner un granito de arena en el mundo, trabajaron diferentes acciones que buscan crear Ahabat Israel y mejorar las midot de cada uno. “Llama a un amigo que puede sentirse solo”, “Cuenta hasta 10 antes de reaccionar”, entre otras. A su vez, leyeron historias inconclusas  y tuvieron que pensar en posibles finales utilizando la herramienta de “Kav Zejut” (juzgar para bien). Acá les mostramos algunos ejemplos….

Bsd que podamos tener el zjut de ver el Tercer y último Beit Hamikdash reconstruido pronto en nuestros días.

Caso:

“Hay un señor que todos los días reza en la sinagoga. Al terminar el rezo, entra a la cocina a desayunar, como todos los demás. Al final del desayuno siempre se lleva una “sorpresita”, se lleva 2 platos llenos  de comida.”

“Este escenario se repite diariamente. Lo más sorprendente es que es sabido que a este señor B”h no le falta comida en su casa, y no necesita plata ni tzedaká, económicamente está muy bien. Pero esto qué hace realmente es realmente un descaro…  esa comida que él se lleva a diario la pagamos todos los miembros de la sinagoga no sólo ese señor, y no es justo que este señor se lleve comida TODOS LOS DÍAS. Entra a la cocina,  como si fuera la de su propia casa, saluda a la señora de la cocina y se lleva sus platos de comida… Todo el mundo, y me incluyo, estamos muy molestos con él. Esta situación sigue pasando y la verdad es que yo ya no aguanto la rabia…”

¿Qué estará pasando?…

Respuesta:

La respuesta a nuestro caso fue la siguiente:

El señor vivía solo y por facilidad compraba comida preparada (para no tener que cocinar)..

Una de las personas que le vendían comida, era la mismísima señora de la cocina del Shul, la que nos prepara el desayuno a todos. Debido a que esta señora era la encargada de dejar lista la comida en la sinagoga, tenía que ir todos los días a poner la comida. Junto con el señor este que también reza ahí , acordaron que ahí sería el lugar propicio para que la señora le entregara  la comida que él le compraba a diario. .

Es decir, los 2 platos de comida que el señor se llevaba todas las mañanas de la sinagoga, eran de comida que  él mismo había PAGADO, ¡no era  comida de la sinagoga! 🙂

Volver
Volver arriba
X